El divorcio que nos une. | Te escucho

El divorcio se realiza para separarse de una vida de pareja que no funciona. Pero la vida familiar debe continuar.  Y aunque muchos piensan que también se perdió a la familia, no es del todo cierto. La familia se transforma con un divorcio. Los hijos siguen necesitando a un Papá y una mamá. Y la familia debe continuar su proceso.

Pero, es fácil decirlo, pero más complicado hacerlo. La mayoría de divorcios se hicieron para mejorar la vida con la intención de acabar con un sufrimiento, pero terminan en divorcios destructivos. En cambio otras personas lograron divorciarse y mejorar en todos los aspectos. Entonces ¿Estamos unidos en un divorcio saludable?

¿Porque el divorcio tiene que seguir siendo doloroso? ¿Porqué algunas personas no pueden aún recuperarse de ese dolor y a pesar del tiempo transcurrido el dolor esta intacto? ¿ Y si no es doloroso porque tiene que seguir siendo desagradable?. Y ahora te pregunto, ¿Existen divorcios menos desagradables? ¿La vida continua después de un divorcio? Y ¿Cómo crear un divorcio saludable?

Un buen divorcio empieza por el respeto hacia uno mismo y hacia la persona con la que decides cesar la convivencia. Sigue por dejar de lado el porqué te divorcias y te planteas para qué lo haces.  Y acaba por tomar las decisiones con el asesoramiento y la información necesaria en cada momento, y gestionar las emociones en el espacio adecuado para ello.

Las decisiones de cambio se toman para estar mejor, para ser más feliz y si te centras en eso y no en lo que corrompió la convivencia, eres capaz de afrontar esta etapa, siempre complicada desde otra perspectiva, con seguridad.

En un divorcio saludable el pasado es lo que menos importa. Importa más el presente. Y lo que quieras construir para beneficiar a tus hijos. Y si no sabes olvidar los malos recuerdos? aprendes a colocar todas tus heridas en un lugar donde puedan sanar y curarse. pero aprendes y no quedas a vivir ese infierno de recordar todo lo malo que tuviste que sufrir. Aprendes a perdonarte y perdonar. Los buenos padres hacen eso por sus hijos. ¨Lo que lastima a los hijos de padres separados no es el divorcio en sí, si no lo que lastima a los hijos de padres separados es que sus padres sigan odiándose después del divorcio.

Nuestros terapeutas tiene un buen entrenamiento para ayudarte a sanar tus heridas y quedarte en el presente y construir amor alrededor de tus hijos. Ellos necesitan que tus heridas sanen y te reconcilies con la vida, tu vida, y que tengas una relación cordial con tu ex pareja. No es fácil, pero tampoco es imposible. Comprendemos que lo que duele puede seguir doliendo mucho, pero sabemos que el amor a tus hijos es mucho más fuerte que tu dolor.

× Hola ¿Cómo podemos ayudarte?