Consejos para escuchar a tu pareja | Te escucho

Algunos consejos para escuchar a tu pareja:

Después de estudiar a miles de parejas en nuestro centro terapeutico Te Escucho y observar de cerca la forma, el ritmo y la calidad de  como se comunican las parejas en momentos de cotidianidad o en momentos de tensión, tenemos algunos consejos importantes a tomar en cuenta.

 

1-. Enfócate en escuchar

Es normal que la mente escuche lo que le interesa escuchar en lugar de escuchar todo lo que se tenga que decir acerca  de una conversación. En otras palabras somos más selectivos al momento de escuchar. Escuchamos solo lo que nos interesa. Pero si te haces consciente de esto, podrás evitarlo más fácilmente.

Parte del problema de no escuchar ampliamente es que la gente escucha más aprisa de lo que habla. “La persona media dice entre 125 y 180 palabras por minuto, pero puede escuchar entre 400 y 500 en ese lapso”.

“El oyente siempre está en una posición de ventaja respecto al hablante. Esto explica por qué podemos estar pensando en el trabajo o en qué cocinar para la cena y aun así entender lo que alguien está diciendo”.

Hay un paso clave que muchos olvidan: si sabes que no puedes escuchar a tu pareja en cierto momento, sé franco y proponle hablar más tarde; luego, apaga la tele, deja a un lado el celular y siéntate a conversar. Así le demostrarás a tu pareja que la respetas y que te interesa escucharla.

“En la edad adulta, la pareja es la figura de apego más importante”, dice Annette Kreuz, vocera de la Asociación Europea de Psicoterapia y psicóloga clínica residente en Valencia, España. “Nuestra pareja debe darnos seguridad, y eso significa que tenemos que dedicar tiempo a escucharnos con atención el uno al otro”.

Con el tiempo, a medida que las parejas van cayendo en la rutina, su comunicación suele verse afectada: ya no se escuchan como antes. “El interés mutuo que muestran al inicio de la relación debería persistir”.

“Al principio, estamos pendientes de todo lo que dice el otro: qué le gusta y qué no. Pero en las relaciones de pareja que ya llevan mucho tiempo, los miembros piensan que ya saben lo que el otro quiere decir”.

Y ante esta percepción se sitúa un nuevo problema ¨No se de que conversar con mi pareja¨ ¨No se que decirle¨ ¨mejor estamos con amigos y asi evitamos la frustración de tener que estar los dos en silencio sin saber de que hablar o aburrirnos y que el otro se de cuenta.

Habrás notado tambien que muchas parejas en sus reuniones habituales con las mismas personas, llamense familiares cercanos, amigos en común, tienden a contar lo mismo. Y uno se pregunta, pero ¡si esto ya lo contaron! Y si les adviertes que lo que están contando ya lo habían hecho antes, igual lo cuentan y algunos lo cuentan con mucho jubilo y pasión, la pregunta es por que lo hacen? Lo hacen porque no hay algo nuevo que contar y eso se debe a que no hay mas historias que los entretengan y por lo tanto no hay más de que hablar.

Las historias de pareja, las aventuras de pareja, el dialogo en pareja se nutre en las conversaciones. Una pareja muy monótona no tiene historias. En cambio una pareja muy divertida tiene historias que contar y de panudear. Ellos tendrán el recuento de sus historias y muchos temas por ampliar. Conversaran más.

Escuchar enfocado es elegir estar  concentrado a escuchar y crear un espacio para el otro. Es la predisposición anímica, pero también requiere de una habilidad de interesarte por el otro donde pones en silencio a tu YO y lo más importante es que TIENE QUE CONTAR EL OTRO y donde voy a GUARDAR aquello que el otro cuenta.

Creemos que el regalo mas grande que una pareja puede dar a su pareja es la ESCUCHA ACTIVA.

 

2-. No interrumpas

¿Sueles completar las frases que está diciendo tu pareja? Ya sea que anticipes sus palabras correctamente o no, hacer eso la desconcentra, y tal vez haga que pierda el interés en conversar. “Interrumpir no ayuda, y es señal de impaciencia”.

“El problema es que eso revela que no estamos tan interesados en escuchar; nos callamos unos instantes sólo para poder tomar la palabra. Interrumpimos y decimos: ‘Ah, sí, entiendo’, y entonces nos ponemos a contar nuestra historia. Eso es un error”.

Cuando tu pareja te pida escuchar, hazte consciente de cuándo hablar y qué decir. “Es muy común que la gente no se percate de que está interrumpiendo”,

“En mis investigaciones en el centro terapéutico Te Escucho grabo los diálogos en pareja; luego, cuando las parejas escuchan sus diálogos, se horrorizan al saber lo mucho que interrumpen al otro y no darse cuenta de ello”.

Karen Montoya, es una paciente de 39 años, ha aprendido con esfuerzo a reprimir el impulso de interrumpir a su pareja, Karen. Sabe que él piensa las cosas antes de hablar, pero advirtió que lo interrumpía muchas veces, lo que resultaba irónico porque ella se dedica a enseñar a la gente a comunicarse.

Quien pregunta debe hacer una pausa y escuchar en silencio para que el otro piense y luego hable”, dice Karen “Yo sabía esto en teoría, pero en la práctica me costaba mucho aplicarlo. Entonces empecé a hacerme más consciente de lo que Carlos necesitaba. Ahora él me dice que se siente más amado y respetado”.

 

3-.Limítate a escuchar

Cuando tu pareja exprese algo serio, escúchala con atención. No le des consejos, y tampoco expreses tu opinión ni le cuentes anécdotas. “La mayoría de las personas escuchan con la intención de responder, y no de comprender”.

Escuchar ayuda a que tu pareja se sienta escuchada y valorada. En cambio cuando no escuchas y solo respondes:

La conversación empieza a transformarse en un partido de ping-pong. En vez de asentir o contestar, se quitan la palabra repetidamente y ninguno de los dos se siente del todo comprendido”.

Muchas personas dan consejos, pero es conveniente evitarlo, a menos que la pareja pida la opinión del otro explícitamente. “A veces damos por sentado que la otra persona quiere consejos, cuando en realidad lo que desea es que alguien la escuche”.

“A menudo, cuando tenemos la oportunidad de hablar con alguien que sabe escuchar, descubrimos que eso nos permite escucharnos a nosotros mismos”.

Y nos sentimos aliviados y felices porque ahora estamos desahogados, en cambio cuando no se nos permite este alivio y encima es nuestra pareja que no nos escucha, la rabia o la impotencia puede ser dirigida hacia nuestra propia relación de pareja. Seguramente recordaras a cuantas amigas que dicen ¨Mi marido nunca me escucha ¨ notaras el enojo y la impotencia de la frase. Y como tus amigas se sienten frustradas por no ser escuchadas.

4. Discute, pero con respeto

Sabias que las parejas vamos a discutir eventualmente por diversos temas que únicamente tienen que ser resueltos por las parejas. Temas en relación al afecto y su demostración. No todas las parejas suelen ser expresivas con el amor. Temas con el dinero y su administración o gestión. Sus diversos intereses y formas de utilizarlo en pareja. Temas sexuales, y temas domésticos entre otros.

Es difícil llevar una relación seria sin discutir ocasionalmente, pero saber escuchar durante las discusiones constituye un reto para la mayoría de las personas.

“Cada cual opina que sus actitudes, necesidades y puntos de vista sobre la situación son correctos y que necesita convencer al otro”.

El conflicto es tan necesario en las relaciones como la sal en la sopa. Es importante que las parejas discutan, pero siempre de manera apropiada y respetuosa”.

Lo aconsejable es discutir los asuntos delicados cuando ambos estén calmados. “Si ya estamos enojados y muy alterados fisiológicamente al empezar a hablar, no será posible mantener una conversación constructiva”.

Pero ¿Qué pasa cuando no se logra estar calmados?  Discutirán y tal vez sea hiriente o muy desagradable, y debemos pensar que estas discusiones desagradables son frecuentes y comunes en la vida de pareja, no debemos asustarnos, no conceptualizar la relación como fallida. Al contrario hoy en día los estudios revelan que las rachas de discusiones frecuentes pueden traer grandes beneficios para la relación de pareja. Es importante ir calibrando nuestras propias peleas o discusiones.

Algunas pueden salirse de control y ser muy dolorosas, las cuales van a necesitar la ayuda de un terapeuta con experiencia certificada en terapia de parejas. No psicólogo, consejero, o psiquiatra, deberá ser un especialista con experiencia comprobada en temas de pareja.

 

× Hola ¿Cómo podemos ayudarte?